martes, 26 de abril de 2011

Y entonces, se aprende.

La he perdido. Era mucho para mí, y digo mucho por no decir absolutamente todo. No entiendo como pude dejar que se marchara de ese modo, pero lo veo justo, ella no era feliz. Con muy poco se derrumbaba, y yo en vez de ayudarla, le negaba la razón, tenía los ojos cerrados ante ella, no veia lo que estaba pasando. A menudo hacía cosas inecesarias que ha ella la mataban por dentro, sentía dolor, intentó explicarmelo pero no lo comprendí, ahora ya lo entiendo todo. Me ha hecho falta que se alejara de mi lado para poder entender la tristeza que se siente cuando un corazón está vacío. Yo sabía como era ella, sabía que sentía impotencia por no poder hacer nada al respecto y eso la hacía entristecer, le quitaba esa dulce sonrisa, le cambiaba el estado de ánimo. Ahora en soledad, sin su sonrisa por las mañanas, sin sus caricias de medio día, sin sus palabras bonitas, sin nada, solo con el triste recuerdo de cuando ella se preocupaba y ahora simplemente ni me recuerda.

3 comentarios:

  1. Esto me recuerda..que una vez me sentí así. Ahora he aprendido a vivir con ello.
    un besito!

    ResponderEliminar
  2. Hola! :) hacía tiempo que no me pasaba por aqui! :S lo siento! pero no he podido :S Bueno, que entrada tan profunda! yo nunca me he sentido así! sintiendo que no le hago más que daño a alguien y que por mi culpa no es feliz! :S me parece muy trágico! pero no te preocupes! :) aunque para ella fueras así, seguro que otra persona no puede vivir sin ti :) Un beso muy muy grande y de aqui en adelante intentaré pasarme más a menudo ;) si puedes, te espero por mis blogsss!!! ;D

    ResponderEliminar
  3. Hola,preciosas letras van desnudando profundamente la pura y genuina belleza de este germinal blog,si te va la palabra encadenada,la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos de nube...

    ResponderEliminar